Una salida para celebrar, con Ignasi Ávila y Joan Font

UNA SALIDA PARA CELEBRAR, con Ignasi Ávila y Joan Font.

El domingo 30 N celebramos con nuestros amigos Ignasi Ávila y Joan Font la medalla de plata conseguida en los Juegos Paralímpicos de Rio 2016.

Los primeros en llegar a la cafetería fueron los homenajeados, Igansi y Joan. Tuvieron el detalle de traerse las medallas olímpicas para que las pudiésemos tocar, oler y sentir. Cuando uno conoce desde dentro este noble deporte impresiona mucho pensar en todo el esfuerzo que hay detrás de ese dichoso metal, y más cuando los que se lo ha llevado colgado son viejos conocidos.

Desde que se fueron a Brasil no los habíamos visto, tenían mucho que contarnos. Así, entre anécdotas y comentarios acerca de la experiencia en Rio, fueron llegando los primeros riders, amigos y clientes de la cafetería, muchos de ellos representando a clubs o agrupaciones.

Después de unas buenas dosis de café y un ligero desayuno para coger fuerzas, rellenamos bidones y dimos los últimos ajustes. 9:15. ¡Salimos! Empiezaba la ruta hacia el Pantà de Foix.

A un ritmo alegre y bien agrupados, en pocos minutos nos presentamos en Les Costes de Garraf, uno de nuestros “puertos” favoritos. Hizo un día de escándalo y el ambiente fue inmejorable. En cierto momento, la cabeza del grupo metió un par de marchas más y se estiró el pelotón hasta hacer dos grupos.

Al llegar a la gasolinera nos volvimos a reagrupar. Empezaron los primeros tragos y anécdotas, y aún quedaba un trozo largo. Retomamos en grupo, ya sin paradas hasta el Pantano. El coche nos siguió durante todo el recorrido con Juan al volante y Alex inmortalizando momentos.

A la llegada al pantano, sobre las 11:00, hicimos la parada de rigor para comer alguna barrita que nos proporcionó PowerBar, hacer unas fotos y descansar.

La vuelta

Retomamos la ruta rápido dirección Castelldefels porque aunque hacía un día de sol, parados podíamos sentir el frío invernal. ¡Gas! Nos esperaba un merecido banquete regenerador en Cafe de Finca. Sin ningún incidente (no hubo ni pinchazos) llegamos a la cafetería y estaba todo preparado: ¡la fiesta del café y la fruta fresca! Entre risas y anécdotas con las bocas llenas, fuimos acabando con todo, el regreso fue mas rápido de lo esperado y los palos más duros jajaja todo el mundo conocía el camino de vuelta.

Os dejamos unas imágenes del día.

Share this post



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *