¿Cómo hacer café con una Chemex?

La inconfundible silueta de la Chemex se ha convertido en todo un icono para los “coffee lovers” y sus cameos en series y películas son habituales. Pero es que no es de extrañar, teniendo en cuenta que ya en 1958, unos 10 años después de que el químico e inventor alemán Peter Schumbohm la inventara, diseñadores del Instituto de Tecnología de Illinois la etiquetaron como “uno de los productos mejor diseñados de la época moderna” y por ello la incluyeron como parte de la colección del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA).

 

 

Vamos, que no es un objeto de culto porque sí. Su forma está inspirada en los útiles tradicionales de laboratorio (sobretodo el Matraz) y además incluye un recubrimiento de madera para poder cogerla sin tener que tocar el cristal caliente.

La Chemex permite hacer café con un método de goteo. El agua caliente pasa por el café molido y se filtra a través del papel para ir depositando la mezcla en la parte inferior del recipiente, dando como resultado un café muy limpio en taza. Pero, como siempre, es importante seguir bien la receta si queremos que el resultado sea el esperado. Nosotros os proponemos esta guía la basada en el “savoir faire” de nuestro Head Barista de Orbea Cycle Coffe, Nito:

 

 

  • I. El café: cualquier origen de café de especialidad bien tostado te funcionará en una Chemex siempre que esté molido sea el adecuado, que es, (para que nos entendamos) ni muy fino ni muy grueso; Y así evitamos que se estanque y a su vez no filtre demasiado rápido. No sufras por eso, en nuestra web puedes indicar para qué tipo de cafetera quieres el café y en nuestros coffee shop sabrán como prepararte la molienda ideal. Si quieres una recomendación, ahí va: Honduras, finca San Jose.
  • II. Las cantidades: como en cualquier receta, si te estas iniciando es importante respetar las cantidades recomendadas. Además, es muy fácil recordar el ratio: 1:15 (por cada gramo de café, 15 gramos de agua).
  • III. El filtro: debes adquirir un filtro para Chemex y colocarlo a modo de embudo en la parte superior del recipiente. Es fundamental empapar bien el filtro para limpiar las impurezas del papel o polvo que pueda haber en el mismo antes de introducir el café. Vierte el café molido en él y no lo prenses, déjalo tal como ha caído.

 

 

  • IV.  La temperatura: el agua debe estar a una temperatura de entre 90 y 93º. No seas impaciente, si el agua no está a la temperatura mínima necesaria el sabor puede cambiar radicalmente y perderte aromas y matices que el agua no podrá extraer bien.. 
  • V. Los tiempos y el preparado: Introducimos 30gr de cafe. Añadimos los primeros 70gr de agua y dejamos pre infusionar durante 45″. A continuación vertemos el resto del agua en espirales lentamente, esta parte debe durar aproximadamente hasta el 1’10” del tiempo (para que tengas una referencia). Para hacer bien una Chemex debes disfrutar del ritual y derramar el agua sobre el café con cariño y, si se puede, incluso con arte, como disfrutandolo, ya sabes… Ir realizando círculos a un ritmo lento pero continuado y sin “saturar” el proceso, de forma que no haga falta que pares en ningún momento.
  • VI. El toque final: una vez tengamos añadida toda el agua y con una cuchara, realizamos agitaciones en forma de espiral para acelerar el proceso de extracción.el tiempo total de caída debe ser de 3′.

Y ya lo tienes. Esta es una receta básica pero por supuesto a partir de ahí podrás ir experimentando, probando con todos los parámetros y encontrar matices y sabores en el café que nunca hubieras pensado.

 

 

En nuestra opinión la Chemex es el método ideal para reuniones, sobremesas, etc. ya que convierte el momento de preparar el café en un ritual . El hecho de plantar la Chemex en medio de la mesa, compartir con todos el proceso de preparación, ver en directo la reacción entre los elementos (agua y café)  y poder ir viendo como va cayendo lentamente el café a través del cristal para luego a modo de jarra usar el mismo recipiente para servir a cada comensal, ¿no me dirás que no tiene su rollo? Vamos, que es ideal para “marcártela” con los colegas más sibaritas.

 

 

 

Share this post



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *