Sobre el café, la cafeína y nuestro cuerpo

Hoy vamos a desmontar algunas afirmaciones de esas que corren por la red; que si la cafeína es mala, que si es adictiva, que si el café es malo… espera, ¡para! ¡para! ¿qué? Estos no hablan de cafés de especialidad fijo, y ni han olido un Honduras San José o un Colombia Supremo.

Si hacéis el rápido ejercicio de buscar en google los efectos del café en nuestro cuerpo veréis que las opiniones van de un extremo a otro. En sitios te dicen que el café previene el cáncer de piel o la diabetes, en otros que previene incluso ayuda a quemar grasas. Otros apuntan efectos negativos como la ansiedad, la somnolencia, etc. Y casi siempre basan su “estudio” en los efectos de la cafeína. Y es que aunque el café tenga otros componentes con efectos muy beneficiosos sobre nuestro cuerpo como antioxidantes, ácidos y muchísimas más sustancias químicas (casi 1000 sustancias químicas, porque la naturaleza está llena de química) podríamos decir que la cafeína es lo que provoca los efectos más evidentes.

La cafeína es un estimulante por lo que ya para empezar hace que nuestro cuerpo se “despierte”, o más bien nuestra mente. Al tomar café nuestras neuronas empiezan a trabajar más rápido. Pero además, la cafeína que ingerimos actúa como bloqueo contra otra sustancia llamada adenosina, que es la que provoca sensación de cansancio. Y en el momento en el que la adenosina es bloqueada, nuestro cuerpo empieza entonces a “autoestimularse” segregando dopamina, que acelera el ritmo cardíaco, y ácido glutámico, que estimula nuestros nervios. Vamos, ¡que te vienes arriba!

 

Hay quien recomienda, precisamente por este motivo, no tomar el café recién levantado sino esperar una hora. La razón; nuestro cuerpo tiene unos biorritmos naturales y si nos tomamos el café cuando aún no estamos del todo “despiertos”, aceleramos estos biorritmos antes de tiempo. Nuestro cuerpo se acostumbra a los nuevos biorritmos y de ahí que empieces a “necesitar” tomar el café al minuto de poner el pie fuera de la cama. También por el efecto de la cafeína se recomienda no tomar más de 400 mg diarios, lo que equivale a 4 tazas de café.

Aunque aquí hay que aclarar que no todos los cafés tienen la misma cantidad de cafeína. El origen y variedad del café es un factor clave en la cantidad de cafeína del mismo; por una explicación muy sencilla; la cafeína es un método de protección del cafeto o planta de café frente a ataques externos y en las plantaciones en mayor altura, las plantas se encuentran en entornos menos hostiles por lo que la cantidad de cafeína que necesitan producir, es menor. Por otro lado, el tueste afecta directamente a la cantidad de cafeína que acabamos consumiendo, así como el método que utilicemos para preparar nuestro café.

 

Nuestro consejo y conclusión a todo esto; disfruta del café, con sentido y con todos los sentidos.

Share this post



2 thoughts on “Sobre el café, la cafeína y nuestro cuerpo

  1. Es cierto que un buen café para comenzar el día es un arma para estimulante para realizar nuestras actividades, ya sea trabajar, estudiar…

    • Tal cual, a parte de la cafeína, el café tiene miles de propiedades estupendas. Perdona por tardar en la respuesta. Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *