Cómo hacer tu propio cold brew

Yo siempre fui de las de café con hielo desde que empiezan a asomar los primeros días de primavera (este año aún estoy esperando) hasta la vuelta al cole. Pero el día que descubrí el cold-brew o cold-brewed coffee marcó un antes y un después. Si no sabes de qué te estoy hablando, ¡ya tardas en probarlo!

Como la gran mayoría de historias en torno al café, la del cold-brewed coffee es fascinante. El primer cold-brewed coffee que se conoce data del 1600 y se sitúa en Japón, concretamente en Kyoto, por influencia de los mercaderes holandeses que viajaban hasta el lejano oriente. Se conoce como Kyoto-style coffee y es una técnica (o un arte) que aún siguen poniendo en práctica en muchos establecimientos de la ciudad (y que incluso en otros lugares han adaptado bajo el nombre de cold-drip). El método de preparación del Kyoto-style coffee consiste dejar caer agua fría sobre café molido gota a gota, literalmente. Por lo tanto, como podréis imaginar, se trata de un proceso muy lento que para ellos es todo un ritual.

Cold-brew coffee Cafe de Finca

Greyhound cold-brew coffee by Cafe de Finca

El cold-brewed coffee, como lo conocemos hoy en día, se empezó a popularizarse hace unos 15 años, primero en EEUU y más tarde en Europa, con un método de preparación más sencillo (aunque no más rápido). En Cafe de Finca tenemos nuestro cold-brewed coffee (nos decantamos por este método frente al cold-drip porque el resultado es una bebida mucho más balanceada), Greyhound, listo para llevar y disfrutar en cualquier parte gracias al envase de vidrio que asegura que su sabor y aromas se conservan durante más tiempo. Lo elaboramos siguiendo una receta desarrollada por nuestro tostador Juan Cruz tras meses de pruebas e investigaciones. A parte de utilizar una materia prima de primer nivel, lo elaboramos con café en grano, no molido, ya que nos permite poder tenerlo más tiempo sumergido en agua sin que aparezcan matices amargos o astringentes en la bebida final. Con esta receta logramos una bebida rubia, refrescante y saludable.

Cold-brew coffee Cafe de Finca

Greyhound cold-brew coffee by Cafe de Finca

Pero si te apetece experimentar un poco, también puedes fabricarte en casa tu propio cold-brewed coffee. Te explicamos cómo:

  1. Asegúrate de hacerte con un café a la altura del “experimento” y no desaproveches tus primeros pinitos como “cold-coffee-brewer” con un café mediocre. Te recomendamos que pruebes con un Etiopia Sidamo  o con el nuevo microlote de Honduras La Perla , y selecciona el molido para Aeropress ( textura de azucar blanco )
  2. Elige un recipiente de vidrio; bien una jarra o un bote y deposita en él 150 gr de café.
  3. Vierte de forma lenta pero constante 1 litro de agua fría (a unos 20 grados).
  4. Mezcla con una cuchara el café y el agua. Sé insistente en este punto e intenta lograr que se vea una mezcla homogénea.
  5. Tapa el recipiente (si es un bote, con su tapa; si es una jarra coloca un paño encima) y deja reposar la mezcla durante 18h + o – , dentro o fuera de la nevera.
  6. Coloca un filtro en una jarra o bol y vierte en él el café. Para asegurarte de que no queda ningún poso, puedes repetir este proceso hasta tres veces.
  7. Y ya tienes tu cold-brewed coffee listo para servir. Lo puedes servir con hielo, con leche, etc. O incluso guardarlo en la nevera para otro día (aguanta bien hasta 15 días).

Como ves, hay que tener paciencia para hacer un cold-brewed coffee en casa pero los resultados son un café con acidez muy baja y con un dulzor natural inigualable, ideal para las sobremesas en la terraza 😉 Y, recuerda, si te da pereza liarte a hacer brewing casero o simple mente quieres tomar de nuestra receta; siempre puedes pasar por Cafe de Finca a por tu Greyhound Cold Brew.

Cold-brew coffee Cafe de Finca

Greyhound cold-brew coffee by Cafe de Finca

Share this post
  ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *