El tueste: el paso clave entre el productor y el consumidor

En los últimos artículos os hemos hablado mucho de orígenes, del café verde y también de los diferentes tipos de preparación. Pero hay un paso intermedio muy importante entre el café que compramos a los productores y el que acabáis consumiendo, que es el tueste. El principal objetivo de un tostador de café es ser capaz de potenciar las cualidades de la materia prima que trabaja y dar con una receta de tueste adaptada al público que lo va a disfrutar. Y es que no en todos los países se tuesta igual un mismo café.

El tueste se adapta a los gustos y la cultura organoléptica de cada región. Así, en países del norte de Europa, donde aprecian más los gustos florales o frutales, el tueste es más ligero. En cambio, en el sur, se valoran otros aspectos del café, como la  crema, el cuerpo, el método de elaboración… etc. y estas para el tostador son los referencias que tiene para tostar,. El tostador tiene la cualificación y la habilidad para sacar el mayor rendimiento del café desde el punto de vista técnico, pero también tiene que conocer a qué público se está dirigiendo y así desarrollar un perfil adecuado.

El café elaborado por tostadores independientes como nosotros, se diferencia del café comercial también en el proceso de tueste, que se mantiene como un proceso casi artesanal (aunque eso no significa que no usemos maquinaria 😉 ), en el que la mano del tostador es una pieza fundamental. El maestro tostador, en nuestro caso Juan Pendás (a.k.a. Juanito), es el responsable de elaborar la receta de tueste ideal para cada lote, en la que juega con diferentes factores: la temperatura de entrada, la rotación del bombo de la tostadora y el flujo de aire.

De la calibración precisa de esos tres factores, realizada a base de pruebas y catas, sale la “receta mágica”. Y la finura aquí es muy importante; ya que un exceso de temperatura en la entrada, por ejemplo, puede hacer que el café se tueste demasiado rápido y quede amargo; o al revés, una temperatura demasiado baja puede hacer que el tueste sea demasiado lento y dar lugar a un café plano, seco.

 

Así pues, sumamos el importantísimo trabajo del tostador, al esfuerzo de los productores y al arte de los baristas para cerrar el círculo. El hecho de que el café de especialidad sea una materia prima de calidad, con un grano muy homogéneo, nos asegura una uniformidad en el tueste. Y con un café tostado en su punto óptimo, fresco y con al molienda ajustada a cada proceso, el barista pone su magia para que tú, yo y todos los amantes del café disfrutemos de lo lindo.

¡Larga vida a los tostadores!
Share this post



2 thoughts on “El tueste: el paso clave entre el productor y el consumidor

  1. hemos perdido la gran esencia sobre café y su modo de preparación, me alegra ver que se esta recuperando. A mi por ejemplo me inspira ver frases de cafe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *